Adiós a la tos, flema, gripe, y limpia los pulmones, con este antiguo remedio.

La zanahoria es una de las hortalizas más cultivadas y conocidas a nivel mundial.

Durante muchos años ha sido un alimento muy importante en la dieta, usado por su versatilidad y ligero sabor dulce. Además de tener un efecto positivo para aliviar los síntomas gripales.

Uno de los usos menos conocidos de esta verdura tiene que ver con la prevención y alivio de trastornos del sistema respiratorio, como es el caso del resfrío, la tos y la gripe. Hoy te presentamos una manera de como preparar el jarabe de zanahoria, es una receta que combinada con la miel y el limón, forman un excelente aliado contra afecciones respiratorias. Toma nota de su preparación, es muy buena.

La zanahoria es una de las hortalizas más populares y consumidas en el mundo. Debido a su excelente sabor y que poseen grandes propiedades nutricionales se vienen empleando en la elaboración de recetas y en la propia medicina natural durante muchos años.

Las zanahorias poseen un gran número de propiedades, siendo la más conocida su gran capacidad para mejorar el aspecto de la piel y la salud ocular.

Sin embargo, no son muchas las personas que conocen sus grandes cualidades para combatir trastornos del aparato respiratorio, como pueden ser las flemas, la tos, la gripe o los resfriados; ésto se debe entre otras cosas a su riqueza en vitamina B y C, que favorecen el fortalecimiento de nuestro sistema inmunológico.

CÓMO CALMAR LA TOS Y EL RESFRIADO DE FORMA NATURAL

Para elaborar este poderoso jarabe casero lo único que vamos a necesitar son zanahorias, limón y miel, ingredientes económicos que seguro ya tienes en casa y que nos ayudará a combatir los síntomas más comunes de la gripe y el resfriado de forma efectiva y completamente natural.

INGREDIENTES:

5 o 6 zanahorias grandes

1 limón exprimido (zumo)

4 o 5 cucharadas de miel

ELABORACIÓN:

Pela 5 o 6 zanahorias grandes, córtalas en varios trozos y hiérvelas en poca agua durante unos minutos hasta que queden blandas. Deja reposar hasta que la mezcla esté fría.

Machaca las zanahorias con un tenedor, añade el zumo de un limón exprimido y 4 o 5 cucharadas de miel. Muévalo bien hasta integrar los ingredientes y guárdalo refrigerado en un tarro de vidrio bien cerrado.

MODO DE USO:

Toma de 4 a 5 cucharadas al día de este jarabe hasta que los síntomas desaparezcan por completo.

BENEFICIOS DE TOMAR ESTE REMEDIO

Aparte de los mencionados beneficios de combatir los síntomas de la gripe y el resfriado, este sencillo jarabe casero nos ayudará a:

Tratar el dolor e inflamación de articulaciones, músculos y huesos.

Combatir el estrés, calmar los nervios y la ansiedad.

Nos dará energía gracias a su gran aporte vitamínico y de minerales como el fósforo o potasio.

Curar la gastritis, la acidez estomacal y los ardores.

No recomendado si: Sufres diabetes (debido a su contenido en azúcares) o estás tomando medicamentos diuréticos, ya que podría potenciar su efecto.

Compartir