Esta raíz es mejor que el ibuprofeno, quita la inflamación, el dolor de rodillas y mucho más…

La naturaleza es nuestra madre, y como nuestra madre siempre pone a nuestra disposición una gran cantidad de elementos que nos pueden servir de mucha ayuda para mejorar nuestra salud n los diferentes ámbitos.

Muchas personas conocen algunos de estos elementos naturales y día a día los empelan y aprovechan todos los beneficios que estos tienen y es que no son pocos, por lo contrario son muchas las propiedades que tienen los elementos naturales.

Como bien es sabido lo natural será siempre una muy buena opción para tratar algún problema y más si de nuestra salud se trata ya que lo natural evita los riesgos de efectos secundarios y esto nos favorece a curarnos sin miedo.

Hoy te hablaremos de uno de estos elementos que es un excelente para aliviar una gran cantidad de problemas de salud que nos puedan estar afectando, principalmente las dolencias del cuerpo. Esperamos que te guste este post que hoy hemos preparado para ti.

Poderosa raíz para aliviar dolores

Los dolores en el cuerpo suelen afectar bastante más que todo a las personas que ya se acercan a la vejez aunque los jóvenes no quedan exentos de esto ya que hay muchos factores que influyen en el desarrollo de los dolores.

Por lo general cuando tenemos un dolor lo que hacemos es ingerir algún analgésico sin embargo estos analgésicos pueden tener efectos secundarios en nuestra salud y lo mejor es evitarlos a toda costa y optar por lo natural, además lo natural es un remedio por completo mientras los analgésicos solo alivian.




Para esto se puede emplear la raíz del jengibre que fusionada junto a otros elementos favorece tanto al alivio como la cura de las dolencias que podamos tener en los huesos, músculos e incluso articulaciones y además ayuda a la mejora del sistema inmune para evitar las enfermedades.

Si quieres emplear esta raíz para aliviar tus dolencias debes hacer la siguiente receta.

Ingredientes

  • 250ml de leche de almendras
  • 5 o 6 zanahorias
  • 1 trozo de jengibre fresco
  • 1 trozo de raíz de cúrcuma

Preparación y consumo

Primero lava las zanahorias y quítales la cáscara y cortaras en trozos para luego licuarlas con la leche de almendras. Una vez listo este licuado, ralla las raíces y agrégalas y licua nuevamente hasta que quede un batido homogéneo.

Debes beber esto 3 veces al día media hora antes de cada comida principal y si quedó muy espesa agrega agua potable. No endulces ni con miel ni ningún otro edulcorante.

Esperamos te animes aprobar esta bebida y te alivies de toda dolencia o malestar.

Compartir